Cuidado y Tratamiento de las dilataciones

Las dilataciones o expansores de oreja se están volviendo muy común entre los jóvenes. Esta es una técnica de modificación corporal extrema, generalmente la primera perforación es realizada por un profesional que cumpla con todas las normas de higiene para evitar póstumos problema de infección u otros daños del lóbulo.

Existen muchos métodos para realizarse una dilatación pero la más común es introducir un cuerno dilatador que va forzando la zona lentamente hasta el límite de la zona o el tamaño que se quiera tener. El tiempo que dure la dilatación dependerá de la persona, el lóbulo de la oreja es una de las zonas que tarda menos en dilatarse pero la presión que ejerce puede causar dolor.

Si estás pensando en hacerte una de estas vamos a darte algunas recomendaciones para que sepas cuales son los cuidados.

1.Utilizar expansores adecuados

Esto debe de ser de titanio o de acero, si eres primerizo a realizarse una dilatación, debido a que son menos propensos a generar una infección en la zona de la oreja. Al realizarte la perforación en un centro especializado, éste recomendará que tipo de expansor es el adecuado a colocarse.

2.Tener paciencia

Hay que ser tolerantes en el proceso de la expansión, no hay que desesperarse ya que el agujero no se agrandará de un día a otro. La reacción de la oreja debe de ser controlado con el expansor, ante ello se debe de utilizar jabones anti-bacteriales o desinfectantes, lavando la zona de la oreja para protegerla de las bacterias.

El proceso de la expansión es delicado y largo, apenas se pude llegar a ampliar 6mm en algunos meses. Debes de tener en cuenta que cuando sientas demasiado dolor no debes de colocarte un expansor que ejerza presión porque solo dañarás el lóbulo forzando exageradamente la fisionomía de la oreja. Por lo tanto, ten en cuenta que solo debes de volver a expandir el lóbulo cuando en la anterior ya no se sienta dolor.

3.Cuidar la higiene y limpieza

Al momento de realizar la expansión de la perforación se debe de tener las manos limpias y desinfectadas, para evitar la infección provocada por bacterias. En ciertas ocasiones el expansor se queda pegado a la piel, pero solo ocurre cuando no hay una correcta limpieza, es por ello que tienes que higienizar el agujero.

El cuidado de la expansión es muy importante, una de los elementos que se puede utilizar cuando se haya hecho la expansión es el ‘suero fisiológico’ que servirá para oxigenar la zona, éste se debe de aplicar al menos tres veces al día, y antes se debe de lavar con jabón neutro. También se puede aplicar una crema regeneradora para ayudar en el proceso de la dilatación.


4.Cuando hay infecciones

En caso de que el lóbulo se haya infectado inmediatamente se debe de retirar el expansor, luego habrá que limpiar correctamente la zona, es recomendable utilizar agua tibia mezclado con una cucharadita de sal. El expansor también debe de ser esterilizado, para ello puedes utilizar el mismo desinfectante que utilizas para la dilatación.

En caso de que la infección sea fuerte y comience a sangrar, es una señal de que el proceso no funciona. Es necesario que se acuda con un médico para que haga una limpieza correcta. Luego tendrás que esperar a que sane y nuevamente volver al mismo proceso con mucho mayor cuidado.


Recomendaciones:

Debes de tener en cuenta que una expansión mayor de 8mm puede ocasionar riesgos en la salud de la oreja. Asimismo, cuando estés realizando esta práctica debes de evitar beber alcohol o fumar, ya que no permite la cicatrización de la herida.


Scroll To Top